mapa de recursos mineros - www.valparaiso.site90.net

www.valparaiso.site90.net
musica artistas cds cantantes musica pop rock dvd descargas rapidshare megavideo youtube

         

 


mapa de recursos mineros

 

 





Descripcion:
Bolivia es sin duda uno de los países con importantes recursos metálicos y no metálicos; siendo en el pasado el mayor proveedor del mundo en plata, estaño, bismuto y antimonio. En la actualidad, estimulada por el alza sin precedentes de los precios de los minerales, Bolivia está entre los primeros 10 productores de zinc del mundo, hecho que coadyuvó en el crecimiento económico y financiero del país.

La larga historia minera de Bolivia ha sido dominada por la explotación subterránea tradicional de los recursos filonianos de estaño, wolfram, oro, plomo, zinc y otros metales de la Cordillera Oriental de los Andes y, en menor medida, de las mineralizaciones de metales preciosos y cobre de la Cordillera Occidental y el Altiplano, según el Servicio Nacional de Geología y Técnico de Minas. (SERGEOTECMIN).

Desde el punto de vista geológico y metalogénico, Bolivia ocupa una posición privilegiada, y participa del orógeno andino (yacimientos de oro y sus derivados) en las cuencas amazónica, platense y del escudo precámbrico. De oeste a este, el orógeno andino incluye la Faja polimetálica del Altiplano y de la Cordillera Occidental, la Faja estañífera (rica en estaño) y la Faja polimetálica marginal (un complejo de varios minerales) de la Cordillera Oriental.

Se destaca que la llanura beniana contiene parte de la Cuenca aurífera amazónica y el escudo precámbrico comprende la Faja auromanganesífera del cratón de Paraguá, la Faja polimetálica de Sunsas y la Faja ferro manganesífera de Mutún-Tucavaca. Existe otro tipo de rocas y riquezas mineralógicas que no se han explotado industrialmente; sinó de una manera artesanal que no se ha podido cuantificar; según las propias aseveraciones del Servicio Nacional de Geología y Técnico de Minas. Tal es el caso del azufre, los boratos, magnesitas, arcillas, sal, potasio, fosfatos y andalucitas.

Además, Bolivia cuenta con yacimientos de rocas industriales, entre las que se encuentra la caliza, las arenas siliceas, rocas ornamentales y las piedras semipreciosas de calidad remarcable, aunque de ocurrencia aislada como la amatista (bolivianita), el cuarzo rosado y el citrino de crestas milonitizadas y cilicificadas en calizas de la Gaiba y Anahí. Asimismo están los yacimientos de sodalita de los diques de pegmarita carbonatitica del cerro Sapo de la provincia de Ayopaya (Cochabamba) y el berilio de los lentes pegmáticos.

Para el director de Geología y Técnico de Minas, Hugo Delgado, uno de los problemas que tiene la institución para realizar prospecciones y exploraciones para la certificación de yacimientos, son los recursos económicos que pese a que crecieron en el presupuesto, siguen siendo pocos y no permiten sobrepasar el 20% del territorio verificado. “Si tuviéramos mayor certeza de los yacimientos, la minería podría sobrepasar a los hidrocarburos y convertirse en el primer recurso de exportación y generación de desarrollo interno”, subrayó.

Por su parte, José Pimentel, ministro de Minería y Metalurgia, informó que el 2011 será el año de las inversiones mineras en el territorio nacional con la implementación de una política minera en favor del Estado, la que otorgará mayores recursos en prospección y exploración, pondrá en marcha proyectos mineros como el de los evaporíticos y sus derivados, se comenzará la explotación del 50% del Mutún y otros que serán implementados para mejorar la capacidad productiva del sector minero. Para el analista económico, Napoleón Pacheco, el futuro de la minería es de gran preocupación, en la medida en que, después de la inversión de San Cristóbal proveniente desde 1990, no se ha desarrollado un proyecto de esa magnitud; se habla de algunos proyectos como San Bartolomé, San Vicente y nada más, por lo que el futuro de la minería estaría siendo comprometida pese a los buenos precios del momento en el mercado internacional.

Es así que, si no se invierte en prospección y exploración, la situación de la minería podría ser muy complicada en un contexto de precios bajos, donde los costos probablemente no cubran los de producción en muchos yacimientos, cuya situación podría ocasionar problemas económicos.

A raíz de la implementación de la Nueva Constitución Política del Estado, el sector minero entra a la etapa de adecuación. Y para ello el gobierno inició el debate de un nuevo código minero que regule y controle la actividad minera. Se establece, en el nuevo documento, que el Estado será socio en todo tipo de explotación y exportación de minerales, así como en la industrialización de la materia prima. Las autoridades estiman que Bolivia se convertiría en una gran reserva fiscal mediante incentivos a la inversión en prospección, paralelamente fomentará la industrialización (metalurgia in situ).

Faja polimetálica del Altiplano y de la Cordillera Occidental. Esta extensa provincia metalífera es el tramo boliviano de un cinturón de plata-plomo-zinc-cobreoro-etc. que sobrepasa los 2.000 km de longitud tan sólo en los Andes Centrales.

La Faja estañífera, uno de los cinturones polimetálicos de mayor extensión y trascendencia del mundo, es la provincia metalogénica más rica y conocida de Bolivia: Sud Yungas. Dentro de ésta Cordillera se encuentran Llallagua, Huanuni, Colquiri, Japo-Santa Fe-Morococala, Chorolque y otras que, en conjunto, encerraron antes de su explotación un potencial superior a 1,5 millones de toneladas de estaño.

Ésta faja se caracteriza por el gran número de yacimientos y, sobre todo, de zonas favorables para la prospección. Varios destacan como los yacimientos vetiformes de antimonio-oro (Caracota, Churquini, Chilcobija, etc.), de zinc-plomo (Quioma-Asientos, Tuntoco, San Matías, Argentina, etc.) y de hierro (distrito de Villazón).

Esta provincia metalífera está surcada por los cursos de grandes ríos (Madera, Madre de Dios, Beni, etc.) cuyos aluviones son localmente ricos en oro, proveniente en su origen de la erosión de los afloramientos de los innumerables depósitos primarios expuestos en la parte sudeste de los Andes Orientales del Perú.

Franja metalífera fronteriza de difícil acceso y hasta ahora de moderado interés económico, tiene por eje fisiográfico el valle del río Paraguá y se desarrolla por 300 km, con 150 km de ancho máximo en territorio boliviano, desde la Serranía de San Simón al nor-noroeste hasta la Provincia Velasco al sur-sureste.

Siguiendo a grandes rasgos el borde sudoccidental del escudo precámbrico boliviano, es el cinturón metalogénico más extenso, pues se alarga irregularmente por más de 750 km en dirección nor-noroeste – sur-sureste a oeste-noroeste – este-sureste con una anchura variable de 20 a 100 km. Es también rico en oro y cobre.





 

 

No hay comentarios para este post
 

 

Envianos tus comentarios!

beruby.com - Empieza el día ahorrando


1 2 3 4 5 6 7 8 9  

www.valparaiso.site90.net Todos los derechos reservados (mapa de recursos mineros)